Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Qué diferencias hay entre La guía MICHELIN y otras guías de alojamiento y restauración?
La selección de La guía MICHELIN está realizada por inspectores profesionales anónimos e independientes que pagan íntegramente sus facturas. Son asalariados de la empresa y no ejercen ninguna otra actividad. Su anonimato garantiza que los hoteles y restaurantes no puedan intentar influir en sus juicios. Además, ningún establecimiento paga o puede pagar por aparecer en La guía MICHELIN.
¿La guía MICHELIN continuará con su desarrollo?

En el año 1900 apareció la primera guía MICHELIN y desde entonces no ha hecho más que evolucionar traspasando las fronteras europeas. Así, en 2006 la publicación desembarcó en Estados Unidos con la primera edición de La guía MICHELIN Nueva York y en 2008 hace lo propio en Asia, con La guía MICHELIN Tokio.

Desde 2009, y a la vez que continúa su edición en papel, la selección de La guía MICHELIN también está disponible en el Apple Store así como en iTunes. La guía MICHELIN seguirá estando presente y adaptándose a los nuevos medios que surjan, pero siempre manteniendo sus señas de identidad.

¿Es La guía MICHELIN una guía francesa?
La guía MICHELIN es francesa en Francia, es española en España y japonesa en Japón. Sea cual sea el país, está realizada por un equipo de inspectores nacionales: españoles en España, alemanes en Alemania, etc. Estos inspectores, supervisados por un redactor jefe, tienen la misma nacionalidad que la guía, y seleccionan los mejores establecimientos dentro de cada categoría de confort y de precio, todos ellos con un elemento en común: la calidad.
¿Quiénes son los inspectores Michelin?
Son profesionales anónimos e independientes, asalariados de la empresa y que no ejercen ninguna otra actividad. La mayoría de los inspectores que trabajan en La guía MICHELIN se han formado en escuelas de hostelería y cuentan con una experiencia profesional en el sector de 5 a 10 años. Después de una serie de entrevistas de trabajo y de una comida con el redactor jefe, los solicitantes deberán redactar un informe con un nuevo enfoque, donde demuestran su sentido del detalle. El nuevo inspector inicia un periodo de formación de seis meses, durante el cual se formará en los distintos criterios para atribuir estrellas, para asignar categorías de confort o evaluar otros servicios. Durante estos seis meses, viajará con un inspector senior antes de que se le asigne un país. La profesión de inspector Michelin implica, por ejemplo, para un inspector europeo, más de 30.000 kilómetros recorridos y 800 establecimientos visitados, incluyendo 250 comidas en restaurantes y alrededor de 150 noches en hoteles.
¿Cómo se deciden las estrellas?
Las estrellas únicamente evalúan lo que está en el plato, es decir, la calidad de los productos, el dominio del punto de cocción y de los sabores, la personalidad del chef en su cocina, la relación calidad/precio, y también, la regularidad en el tiempo y en el conjunto de la carta.
Las estrellas se otorgan en reuniones especiales, que tienen lugar dos veces al año, y a las que asisten el redactor jefe, los inspectores y el director de La guía MICHELIN. En dichas reuniones se pasa revista a los distintos restaurantes basándose en los informes de inspección. Las decisiones relativas a la atribución de las estrellas se alcanzan por consenso.